Reflexión para no dejar de banda lo que realmente importa y evitar ser absorbido por una pantalla

21.9.16

A lo mejor soy de la vieja escuela.

O es que los años y la experiencia se van apoderando de mi opinión.

Puede que te guste mi opinión o que esté totalmente en contra.

adiccion movil pantallas

Yo tengo teléfono móvil.

Bueno, un smartphone, que debo decir que me encanta porque me permite mirar emails, hacer fotos y más cosas sin la necesidad de tener que abrir mi ordenador o llevar siempre la cámara encima.

Pero es sólo esto. Mi móvil no es parte de mi familia, no lo llevo a todas partes y lo uso con prudencia.

Mi amor con él no va más allá.

No sé que tienen todas estas pantallas que, si no se anda con cuidado,  al final uno acaba sin saber vivir sin ellos.

Ahora te contaré una situación que vi hace poco y que me hizo decidir a escribir este post.

Debo decir que no conocía a la mujer en cuestión y que para nada la critico, ya que no conozco sus circunstancias.

Sólo te quiero contar la situación, para que te haga reflexionar.


Yo estaba en el parque con mis hijos mirando una pequeña obra de teatro, donde la actriz llamaba al escenario a los niños y niñas que quisieran colaborar.

Delante nuestro había una madre con 3 hijos. Al mayor le encantaba subir al escenario y cada 5 minutos estaba allí actuando.

Cada vez (sin saltarse una sola) que el niño subía al escenario, la mujer sacaba su móvil y le hacía vídeos y fotos a su hijo mayor. Mientras la mediana le hablaba a su madre, (pero ella respondía que ahora no, que estaba con el móvil grabando) y el pequeño gritaba.



Y esto me hizo pensar una vez más en el comportamiento de algunos adultos (y muchos adolescentes) con los móviles, tablets y todo este mundo de dispositivos móviles.

Una de mis frases preferidas es "Predica con el ejemplo".

Seguro que alguna vez has visto por internet algún video de aquellos que cuenta que no podemos educar en la paz si ya de pequeños les inculcamos la competividad entre amigos, o hacemos comparaciones con sus hermanos o los castigamos.

En este caso pienso que es lo mismo.

No podemos pretender educar a nuestros hijos con las nuevas tecnologías, de manera que sepan hacer buen uso de ellas, que las respeten, pero que sepan cuáles son los límites, si resulta que nos ven a nosotros todo el día colgados de las pantallas.

Los hijos harán lo que ven hacer a sus padres. A lo mejor tu dices que sólo estás mirando cosas de trabajo, pero ellos no saben qué es lo que tú estás haciendo. Sólo  esperan que llegue el momento que tendrán un móvil y podrán mirarlo todo el rato, al igual que tú haces.

Yo siempre pienso que el tiempo pasa muy rápido y dentro de nada tendré en casa 3 adolescentes con móvil (supongo que será inevitable) y no quiero que el tiempo que tenemos para pasar todos juntos se vea sustituido por el tiempo que ellos quieran estar con su móvil.

Me imagino la escena de los tres en el sofá sin decir ni una palabra y con sus móviles y se me pone la piel de gallina!

Desde el momento que tu hijo ve como normal que le hagas esperar porqué miras algo en tu móvil, qué piensas que va a hacer él cuando tenga su teléfono?

Si todo el día estás con el móvil,  es lo mismo que harán ellos más adelante. Y luego te preguntarás porqué dedican tan poco tiempo a hablar contigo y tanto a su móvil.

No estoy hablando de un momento un día en concreto, estoy hablando de actitudes que se repiten continuamente y a diario.

Esto no sólo afecta a los adolescentes.

Un día vino un amigo de mi marido a cenar a casa. Es un chico joven que es ingeniero informático y me pareció normal que viniera con su móvil. No os podéis imaginar que horror de cena fue. Se pasó toda la cena mirando su móvil! Comía un bocado y ya estaba otra vez mirando. Y la conversación por su parte era casi nula!


Te dejo un vídeo para que te lo mires.

Puede que sea un poco exagerado a veces, pero la idea me gusta.

No va por ti, va por aquella persona que conoces y que de verdad es así.




¿Qué gracia hace ir a tomar un café con alguien que le importa más lo que hay detrás de su móvil que la conversación que puede tener contigo?

Los mensajes de Whatsapp pueden esperar.

No hace falta hacer 20 fotos de cada situación de la vida (al final se acumulan en el móvil y la mayoría termina por no mirarlas).

No hace falta que mires ahora mismo alguna información.

Aprender a disfrutar de cada momento de la vida, sin móviles, simplemente con la gente con la que estás cada momento.

Es muy importante.

Ya te digo, es sólo mi opinión.

Disfruta de la vida, que no sabes hasta cuando durará.

¿Qué relación tienes tú con las pantallas? ¿Conoces a alguien que esté en esta situación? ¿Piensas que tanta tecnología se nos está yendo de las manos? Deja un comentario y hablamos del tema, que me interesa mucho tu opinión!

Un abrazo de los fuertes.

Laura


¿Te ha gustado lo que has leído?

Muchas gracias por compartirlo en tus redes sociales!
Tus contactos y yo te lo agradeceremos! :-)


¿Quieres contenido exclusivo para mejorar tu blog?
Suscríbete y recibirás AHORA la guía para dominar Blogger HOY!
Tu blog no pasará inadvertido.
Dejará huella.